Etiqueta: Morena

Las campañas se ganan antes de que inicie el proceso electoral.

Solo los políticos con proyecto tienen claro, y actúan en consecuencia, de que la mayoría de las elecciones, se ganan antes de que inicie el proceso electoral. Aquellos suspirantes que esperan que la diosa fortuna o a cualquier santo a quien se encomienden los señalen con el dedo y les confirmen: tú lo serás! tendrán apenas unas cuantas horas o lo mucho un par de días para intentar poner orden en el seguro caos en que se convertirá su campaña electoral.

El político profesional está en campaña permanente. Ampliando sus redes, recaudando fondos, haciendo política y grilla, armando sus estrategias de acuerdo a los escenarios que sus consultores le construyen, pero no se están quietos, a la espera de que algún dedo «ungidor» los señale. Ellos están listos meses antes de que inicie el proceso electoral. Son ganadores, no se andan con cautela.

La planificación de una campaña no se elabora en unos cuantos días. Se requiere armar en primer término la estrategia, y para ello se tienen que analizar los resultados de las últimas elecciones, levantar encuestas y estudios de mercado, identificar los atributos positivos y negativos del candidato y sus adversarios, entender cuales son los problemas y motivaciones de los electores, crear la estrategia general de la campaña, con su mensaje central, los mensajes para cada segmento del electorado, el posicionamiento del candidato, su narrativa, el número de votos necesarios para ganar, tener claro de dónde y cómo se van a obtener y decenas de cosas más.

Suspirantes bisoños: si esperan al último día para decidirse a lanzarse a la campaña, van en ruta directa a la derrota.

Los siete pecados de la comunicación política

En el libro «Los caminos de la política en el siglo XXI» del maestro en comunicación política mexicano Enrique León Martínez, nos comenta que los siete pecados en la comunicación política son:

1-. Aislacionismo absoluto provocado por el estrechamiento de los canales de apertura para la recepción de los mensajes y el flujo de información interna.

2-. Incapacidad para escuchar la crítica y la falta de un ejercicio permanente de autocrítica.

3-. Canales de comunicación atrofiados.

4-. Soberbia y falta de humildad política.

5-. Incomprensión y falta de conocimiento para entender y responder a la compleja tecnología de las redes sociales.

6-. Falta de respuesta oportuna, eficaz permanente e inteligente a los mensajes de la sociedad.

7-. Incapacidad para establecer una ruta prospectiva para comunicar las decisiones ejecutivas y de gobierno de los actores políticos.

Analizando así los siete pecados de la comunicación política y las acciones que en esta materia ha realizado el gobierno que encabeza el Presidente Peña Nieto, algunos podrán considéralo como un gobierno pecador,pero mejor le pregunto: ¿qué piensa usted?

El PRI rumbo al 2018

Los resultados electorales en el Estado de México y Coahuila, sumado al desempeño -pletórico de entusiasmo y alegría- que mostraron sus delegados durante el desarrollo de su XXII Asamblea Nacional Ordinaria, generó una bocanada de aire puro para el Partido Revolucionario Institucional.

Y es que después de los resultados electorales que obtuvo en el 2016, y que provocaron la renuncia de su dirigente Manlio Fabio Beltrones, aún y cuando no cumplía ni un año en el cargo, hacia pensar a muchos que que las posibilidades del PRI para conservar la Presidencia de la República tendían a cero.

El golpe no estuvo para menos: el PRI, a pesar de que gobierna en 15 estados que representan el 45 % de la población del país, ese 5 del junio del 2016 perdió 7 de las 12 gubernaturas que estaban en juego, y Manlio Fabio no se lo perdonó y algunos no se lo perdonaron, por lo que prefirió presentar su renuncia.

Pero hete aquí que «haiga» sido, como haya sido, en este 2017 el Revolucionario Institucional conservó Coahuila y el mítico Estado de México, y la efervescencia que exhibieron los más de 10 mil delegados que asistieron a su vigésima segunda Asamblea General Ordinaria, mostró a un PRI unido, disciplinado, alegre y retador, lo que motivó al Presidente del CEN del PRI, Enrique Ochoa Reza a afirmar que » el partido está listo para  ganar la Presidencia y las nueve gubernaturas priistas, así como la mayoría en las Cámaras de Diputados y Senadores, el próximo año.»

El partido tricolor planeó la ruta para la estrategia electoral a seguir en el proceso electoral del 2018, su plan de acción así como el método para elegir a sus candidatos, principalmente el cargo presidencial, donde sorprendió al abrir la candidatura a simpatizantes de ese partido, lo que ubicó en automático al Secretario de Hacienda José Antonio Meade  en en la lista de los tapados, a que tan afectos son los priístas, pues adivinar quién será su candidato a la presidencia, es un ejercicio que gusta a los tricolores y a casi todos los mexicanos.

Otros acuerdos aprobados durante la XXII Asamblea son interesantes, entre las que destacan:

  • 1 de cada 3 candidatos y candidatas los postularan entre la juventud priísta.
  • Senadores y Diputados plurinominales no podrán reelegirse en elección consecutiva.
  • Sin simulaciones, el 50 % de las candidaturas serán para mujeres.
  • Todos sus candidatos estarán obligados a presentar su declaración tres de tres.

En fin, como diría el clásico: el pasado 29 de agosto, los mexicanos se despertaron, y el dinosaurio seguía ahí.

 

 

 

 

 

Tipos de Campaña Electorales

Vuelvo a citar al Dr. Daniel Eskibel, que en su libro «Campaña Electoral: cómo viajar del Caos a la Estrategia», nos enfatiza que no hay un solo modo de hacer campañas electorales. En su experiencia, existen básicamente cuatro:

1-. Modelo Dinosaurio

Es la campaña electoral al viejo estilo. El eje es el candidato, sus ideas y sus proyectos. Solo se trata de recorrer el país, hablar en todas partes y aparecer con frecuencia en los medios de comunicación.

Enamorado de su discurso, el candidato cree que basta con soltarlo por doquier para que los electores corran a votarlo.

Y para la publicidad siempre hay un compañero o amigo político que algo sabe de eso. Además es simple: solo se trata de mostrarlo y de hacerlo ir. Apenas los más audaces agregan algún toque de ingenio o juego de palabras que suene bien.

2-. Modelo Tecno

Tecno de tecnocrático. Es la campaña electoral aggiomada, que busca deliberadamente ponerse al día. El eje de la emisión del mensaje, su calidad técnica, incluso su perfección.

Publicidad hecha por especialistas destacados, excepcional trabajo de cámaras, locutores de primer nivel, esteticismo puro. Y un candidato impecable, con el traje justo, la corbata justa y la sonrisa también justa.

Aquí reinan las formas, la exterioridad, el buen gusto, inclusive lo light. Algunos anuncios coquetean con el arte, y hasta pueden abrir puertas en festivales publicitarios.

3-. Modelo Gurú

Aquí la estrella es el consultor político. Actúa a modo de gurú y aplica sus recetas en todas las campañas. Sus mismas recetas en todas las campañas. No importa dónde, cuándo, cómo ni por qué. Siempre la misma receta repetida hasta el infinito.

4-. Modelo Elector

Es la campaña electoral centrada en la persona que elige, el votante, el elector. El eje para planificarla no es ni el candidato ni tampoco deleitar con el mensaje ni desplegar el virtuosismo del gurú.

El eje está en el receptor del mensaje, en el ciudadano que va a votar, en el complicado territorio de su psicología. Ese elector debe ser la obsesión de la campaña. Su perfil, su conducta, sus gustos, sus obsesiones, sus opiniones, sus problemas.

La campaña debe ser a medida del elector, no del candidato ni del publicista ni del consultor.

La mente es el campo de batalla. Sobre ella hay que operar. Comunicación persuasiva no es lo mismo que comunicación bonita. Es una campaña que convence, que da en el blanco, que provoca la reacción adecuada. No busca el placer estético, sino la eficacia para provocar el voto.

En BÖRTE nos especializamos es utilizar eficazmente las encuestas y los focus group, y tener la inteligencia de un grupo de expertos en comprender los anhelos, los deseos, los problemas, las angustias, las necesidades de los electores. Y nuestros mensajes no son bonitos, son eficaces.

 

Sobre Preguntas y Respuestas

En el libro «El Candidato, Manual de relaciones con los medios (para políticos y periodistas)» de Julio César Herrero y Amalio Rodríguez Cantú, cundo tocan el tema de la entrevista a un candidato, afirman que en las entrevistas, lo realmente importante y decisivo no son las preguntas, sino las respuestas, y un resumen de sus consejos en estos casos son:

1-. El Candidato no debe preocuparse por las preguntas, sino por sus respuestas.

2-. Ante un bombardeo de preguntas, el Candidato debe centrarse en las que le interesan.

3-. «No sé» es una respuesta perfectamente válida.

4-. Mentir es el peor de los recursos: el pasado siempre vuelve.

5-. Una rueda de prensa es una ceremonia informática. Valore si es necesaria.

6-. Convocar con tiempo asegura una mayor respuesta por parte de los medios.

7-. La mejor hora para una rueda de prensa es entre las 10:00 y las 11:30 horas.

8-. Ser amable y amable con los medios le granjea simpatía.

 

La receta perfecta para perder las elecciones!

En el estupendo sitio maquiaveloyfreud.com encuentras todo lo que requieres conocer para convertirte en un experto en el tema electoral, salvo lo que tenga que ver con legislación y fiscalización. Pero, nos presenta, por ejemplo, una receta cuyos ingredientes la mayoría de estrategas políticos las hemos vivido y sufrido, para que nuestros clientes pierdan la contienda electoral. Veamos:

1-. No estudies al electorado.

2-. Cuestiona duramente las encuestas.

3-. Organiza tu campaña de último momento.

4-. Rodéate de personas que piensen igual que tú en todo.

5-. Confía solo en tu olfato y en tu propia experiencia.

6-. Pelea con todos los periodistas que puedas.

7-. Recuerda que tus adversarios son enemigos.

8-. Nunca pienses si hay que pegarles políticamente a los demás o no.

9-. Habla para los políticos en lugar de para tus electores.

10-. Construye un mensaje para todos, no se te ocurra construir para cada uno de tus segmentos.

11-. Miente todo el tiempo.

12-. No busques alianzas con nadie.

13-. Nunca pierdas de vista que llegaste a dónde llegaste porque eres un gran comunicador. Nadie va a enseñarte nada.

14-. Cambia de estrategia cada vez que los genios ocurrentes que te rodean o peor, tu familia, te llegan con sus ocurrencias.

15-. Elige un jefe de campaña cuya principal virtud sea obedecerte.

16-. No delegues nada.

17-. Nunca dejes de obedecer las voces de tus grupos de incondicionales.

Ya saben amigos aspirantes para el 2018. Con dos o tres ingredientes de está receta, la derrota la tendrán asegurada.

 

Del Libro «Campaña Electoral: cómo viajar del Caos a la Estrategia, de Daniel Eskibel.

 

La batalla electoral se gana en linea

 

Hoy en día, estamos tan apegados a los dispositivos que a veces se nos olvida comer, dormir o convivir con los seres queridos. En los últimos diez años, las redes sociales se han vuelto parte de nuestras vidas y los políticos aún están aprendiendo como usarlas para llegar a su electorado.

En la actualidad, es imprescindible llevar, a parte de una campana por tierra y por aire, una campana en las redes sociales. Facebook, Twitter, WhatsApp, YouTube e Instagram son las herramientas más poderosas que un político puede tener a la mano.

  1. Primero, a diferencia de los medios tradicionales, donde pagas para un spot, en las redes puedes difundir los mensajes y las ideas del candidato con un costo menor que en los medios tradicionales .
  2. Las redes sociales permiten al político del siglo XXI reaccionar a tiempo, de manera inmediata a nuevos sucesos, a ataques o comentarios de parte de los opositores. En una campaña llevada simplemente por medios tradicionales, el candidato tendría que buscar un espacio en la prensa escrita o audiovisual para reaccionar y, por eso, varias veces los aspirantes no lograban responder a tiempo.
  3. Como vivimos en la era de la retroalimentación, donde podemos fácilmente calificar un restaurante o un gimnasio, es muy importante que el aspirante interactúe con su electorado. Un sencillo y elocuente ejemplo es la campana de Barack Obama en 2008, cuando gano gracias a su página my.barackobama.com, donde las personas podían contar sus vivencias e historias, que después el equipo de Obama usaba para generar debates y mítines. Dándole voz al ciudadano sencillo, logro ganar la Casa Blanca.
  4. Con el Internet, alcanzas más que con los medios tradicionales. En los años 60 empezaron a estudiar la comunicación de masas porque se dieron cuenta del enorme poder que tenía la pantalla televisiva. Medio siglo después, tenemos que darnos cuenta del tremendo potencial que tiene el Internet. El tiempo promedio que un mexicano está conectado al Internet, en 2017, es de 8 horas con 1 minuto. El internet ya supero el tiempo que los mexicanos ven televisión (3 horas y 3 minutos) o que escuchan el radio (2 horas 50 minutos). La mitad de los 70 millones de mexicanos conectados a Internet están en línea las 24 horas del día.
  5. Las redes sociales son las que más usa el electorado mexicano. Hay más de 25 millones de personas en Facebook; es decir, uno de cada cinco mexicanos está en la red azul. Y más de 34 millones de mexicanos están en WhatsApp, con un promedio de 671.6 minutos por visitante.
  6. A parte del alcance del Internet y sus redes sociales, los estudios muestran que los mexicanos se acercan a la información política a través del Internet. Es de las redes sociales de donde los mexicanos sacan su información acerca de las propuestas políticas, de los políticos y los casos de corrupción. El año pasado, Facebook jugo un papel central en las elecciones que llevaron a Trump a la Casa Blanca. Desgraciadamente, la red social con más usuarios del mundo ayudo a propagar falsas noticias que desinformaron a la población estadounidense.
  7. Las redes sociales no solo permiten una escucha activa del ciudadano, sino le ofrece al político las herramientas para acercar, reclutar, organizar, movilizar, interactuar, persuadir e informar a su electorado.  Un ejemplo que ya se ha vuelto clásico es la campana del 2015 de Jaime Rodríguez Calderón para el puesto de gobernador de Nuevo León.

  1. Hoy en día, las herramientas para decir una historia en línea son tan diversas que solo se necesita un poco de creatividad para llegar al corazón del electorado. Con música, imágenes e historias conmovedoras, la batalla esta medio ganada. Si la calidad de nuestra historia logra impresionar, el efecto se verá, sin duda, a la hora de votar.

En la última década, la batalla electoral se ha mudado más y más en línea. En 2008, cuando Obama llego a ser el primer presidente de color de Estados Unidos, había invertido tan solo 4% de su presupuesto en su campana en línea. Un año después, Bob Donnell le invirtió casi el doble para alcanzar la gubernatura del estado de Virginia. Hoy en día, en México, la inversión más fuerte se hace en la publicidad electoral en línea, debido a las restricciones que se tienen para hacer publicidad en medios tradicionales.

Råzvan Cårcu

Quién trae la agenda?

Ya pasan de los 40 días, y la agenda con que se mueve al País la sigue marcando el tema de los normalistas asesinados en Guerrero por un grupo delicuencial, supuestamente encubierto por una pareja de dementes que, por esas situaciones extrañas y azarosas que ocurren en la política mexicana, encabezaban un ayuntamiento de uno de los principales municipios del Estado de Guerrero.

Me cae que la pareja que integran José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda parece sacada del culebrón que se transmite por la tele titulada el Señor de los Cielos. Hagan de cuenta una versión región 4 del Chacorta y su ñora, la Matilde, buenota, medio pendeja, pero eso sí, ambiciosa hasta la madre.

Pero no es de narconovelas de lo que quería escribir, sino de que por primera ocasión en los dos años que lleva en la Presidencia, el gobierno de Peña Nieto parece ir a la deriva, perdido, moviéndose al ritmo que le marca una agenda ajena, infligida más por las circunstancias del caso, que por otros interesados en imponerla, porque entre tantos involucrados en el múltiple homicidio, muchos no logran ver a nadie con la claridad y capacidad necesaria pare imponérsela en estos momentos al país.

En Guerrero están los mismos grupos opositores de siempre, que decidieron desconocer al nuevo gobernador interino del Estado, que denunció a su vez, que Organizaciones civiles reunidas en la Asamblea Nacional y grupos del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan y de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación Guerrero (CETEG) impiden a la administración estatal retomar el diálogo con los normalistas. La CETEG, en tanto, acusó que tanto el gobierno federal como el estatal han filtrado versiones que la vinculan con la guerrilla del Ejército Popular Revolucionario (EPR) y el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). Ahí tampoco logro ver que, ante tal desmadre, exista alguien con la claridad de imponer una Agenda al Gobierno Federal.

Existen muchos ¨sospechosistas¨ en nuestro país que siempre voltean hacia afuera cuando ocurren hechos como el de los normalistas de Ayotzinapa. Siempre ven las manos imperialistas que tratan de imponernos su agenda. El gobierno de Estados Unidos ha manifestado preocupación por los hechos de Iguala. «Obviamente, los reportes de la situación son preocupantes», dijo el 29 de octubre Josh Earnest, vocero del presidente Barack Obama, y si, quizá les preocupe, pero no los veo interesados ni ocupados en descarrilar el proyecto reformista de Peña Nieto, que tanto los beneficia.

La Iglesia es otra institución que sirve de ¨chivo expiatorio¨ a algunos grupos que la acusan de estar atrás de cualquier acto en contra del México Laico. En el caso Iguala le fue como en feria al sacerdote Alejandro Solalinde, que se le ocurrió manifestar que, según testimonios que le hicieron llegar, los normalistas fueron «quemados vivos con madera y diesel sobre una fosa», provocando la ira del grupo que niegan la posibilidad de que los normalistas estén muertos, como seguramente lo están.

Por cierto, el papa Francisco indicó el 29 de octubre que reza por los estudiantes desaparecidos en México, he insisto: no creo que la institución que representa ande buscando sacarle raja a la tragedia de Ayotzinapa.

El Gobierno de Peña Nieto ha hecho muchos intentos para retomar su control. La conferencia de ayer del Procurador de Justicia ha sido el último de ellos, inútil de nuevo, porque entre el infortunado desliz del #yaestoycansado, y la negación (espero que real, y no fingida por otros intereses, sean políticos y económicos) de los padres de los normalistas, que dan la impresión de que no les importa la realidad, sino la percepción que se les ha impuesto a base de tanto grito de que ¨vivos nos los quitaron, vivos los queremos ¨, no logró la tranquilidad que tanto hace falta para seguir adelante con los otros proyectos que están en marcha en el país.

Entonces, ¿ quién trae la agenda?

Los medios de comunicación traen su juego, cada uno trabajando para sus múltiples intereses, aprovechando la situación para imponer la percepción de que México es un país a punto de levantarse en armas, ofreciendo gran cobertura  a las protestas que se dan fuera y dentro del país, dramatizando lo más que pueden los performances que los participantes – a las marchas y actos de indignación – les ofrecen para darle colorido a sus protestas.

Los anarquistas de siempre, que ahí andan, colándose entre los estudiantes, cometiendo los mismos actos delincuenciales de siempre, quemando vehículos, asaltando negocios, asustando a la ciudadania, que se sorprende ante la violencia que despliegan al amparo de las protestas legitimas de estudiantes y padres de familia que se sienten justamente indignados por la actuación de las instituciones que integran el Estado Mexicano, porque no han logrado ofrecernos seguridad en nuestras vidas ni en nuestros bienes. ¿Quién están detrás de ellos? ¿Por qué se les permite cometer actos delictivos?

A nuestras fuerzas armadas, el caso de Tatlaya los trae con las manos atadas. Muy probablemente lo que menos quieren en estos momentos es que los involucren en un caso donde están enredados tantos intereses, como ocurre con los hechos de Guerrero.

Muchas voces previnieron sobre los riesgos de sacar al Ejercito a las calles a hacer labores policiacas. Las reacciones que provocó lo sucedido en la bodega de Tlatlaya, han puesto al ejercito en una posición muy delicada e inconveniente para ellos y para el país. Anoche, los violentos de siempre atacaron Palacio Nacional, quemaron una de sus hermosas puertas, y el miedo a ser juzgados, a ser enjuiciados como violadores de derechos humanos los paralizó.

En cuanto a los partidos de oposición, no es el PAN, menos el PRD -puesto contra la pared por el caso-  pero Morena, con su líder López Obrador, interesado en desligarse de los Abarca, pero buscando liderar a los grupos por ahora desarticulados, pero ruidosos, que aprovechando la tragedia, utilizan  el momento para cobrarle viejas cuentas a Peña Nieto y a los gobiernos priístas, un tema que le encanta a Andrés Manuel, que un día sí, y el otro también, le da por exigir la renuncia del Presidente.

La investigación que publica hoy Carmen Aristegui, muy oportunamente sobre La Casa Blanca de Peña Nieto, muestra claramente, de que lado mascan las Iguanas, y quien está controlando la Agenda en este País.

Malo para el Gobierno Federal, que perdió la brújula, no entendió que anticiparse es proyectar el futuro, y ahora los vemos perdidos, sin rumbo, con un País enardecido, convirtiéndose en ese caldo de cultivo que durante años AMLO ha cocinado.

¿A quién beneficia la tragedia ?

Las Redes Sociales y Andrés Manuel

Camino a la oficina, en el noticiero por Adela, que conduce nuestra querida Micha, escuché una parte de la mesa de discusión que la Micha forma con Juan Ignacio Zavala y Federico Arreola, donde discutían, debatían y se divertían, a ratos, sobre el caso Iguala, el pacto que quiere convocar el Presidente Peña y sobre todo, del papel de la izquierda en este triste caso, cuando pasan los días, y no se encuentran los cuerpos -vivos o muertos- de los normalistas de Guerrero.

Lo que me llamó la atención, y es lo que quiero señalar en este post, es que los tres periodistas reconocían que son los seguidores de Andrés Manuel López Obrador los que dominan, crean la agenda y forman opinión en las redes sociales, principalmente en Twitter, con tal fuerza que, su opinión publicada trasciende a las redes sociales y supuestamente se convierte en opinión pública en los medios tradicionales.

Reconozco sin ambages que casi casi desde que inició el Twitter en nuestro país, está red fue tomada  ¨por asalto¨ por los seguidores de Andrés Manuel, sobre todo, apoyados por el activismo y liderazgo twittero que ejercía Federico Arreola en ese tiempo. De hecho, los primeros trolles que surgieron en nuestro país fueron los Amlistas, que no dudaban en hacer bola para apalear virtualmente a cualquiera que osara emitir una opinión desfavorable hacia López Obrador.

No hay nada criticable en utilizar el twitter como medio de comunicación, difusión, promoción, discusión, interacción y demás actividades que se puedan desarrollar por ese medio. Menos reprobable es saber utilizarlo para como mencionaban la Micha y sus invitados: formar opinión y lograr que esa trascienda más allá de la propia red.

Son innumerables las campañas que han lanzado los seguidores de AMLO a través del Twitter. La última de ellas, de hecho, fue precisamente sobre el caso de Iguala, y fue provocada por el comentario de Cesar Camacho, Presidente del CEN del PRI, que ante la publicación de una foto donde aparecía Andrés Manuel con el hoy detenido alcalde de Iguala José Luis Abarca, comentó que AMLO ¨ha incumplido con su obligación cívica de denunciar un delito, y peor si lo encubrió”.

Raudos y veloces, los seguidores de AMLO en el Twitter lanzaron la campaña #SubeTuFotoConAMLO, mediante la cual pretendieron demostrar que Andrés Manuel se ha tomado fotos con millones de mexicanos, cosa que es cierta, y mostraron de nuevo, que son un grupo cohesionado, obsesionado y organizado, hecho que todos los que usamos Twitter ya sabíamos.

A AMLO le pasó lo mismo -con sus debidas proporciones- que le está pasando a Jaime Rodríguez Calderón, que ante la cerrazón de los medios tradicionales de comunicación ha optado por utilizar las redes sociales como la mejor alternativa para hacer llegar sus mensajes y mostrar su músculo político. Y los dos, lo están haciendo bastante bien, no sé que piense usted!

A %d blogueros les gusta esto: