La guerra que se avecina. Nuevo León 2015 inmerso en una porquería???

Se dice, se chismea, se comenta y hasta se publica abiertamente que la Lic. Margarita Arellanes, que cobra como Alcaldesa de Monterrey, pero que trabaja en su campaña para ser Gobernadora de Nuevo León, no alcanzará ni siquiera a ser postulada por su Partido Acción Nacional porque, más temprano que tarde, se publicaran fotografías, videos y documentos que supuestamente la dejaran tan mal parada, que, o renuncia a sus aspiraciones, o el PAN se negará a que lo encabece en la próxima contienda electoral.

Los que se dedican a esos menesteres saben muy bien que la guerra sucia en tiempos electorales tiene como principal objetivo el impedir que los adversarios sean electos a un puesto de elección popular. Entre más importante sea la posición disputada, mayor será el énfasis que se le dará a la exposición ante la opinión publica de los aspectos, hechos y acciones, sean estas reales o inventadas, más desfavorables y cuestionables de la historia del rival.

El caso es que la historia de Arrellanes parece no dar para mucho. Su juventud y su corta carrera política no le ha otorgado  mucho tiempo para hacer despropósitos mayores. En su posición de Alcalde, ha estado sobre expuesta a los medios y el escrutinio ciudadano, y su anterior posición como Delegada Federal en tiempos de Calderón, no creo que le haya proporcionado libertad y ligereza para ejercer los recursos puestos a su disposición.

Yo no meto la mano por la Alcaldesa. Arrellanes se defiendie sola y deberá explicar las dudas  que han surgido sobre su corto paso por el servicio público: su residencia de milloneta, sobre todo cuando su adquisición se basó en la mentira de que su esposo es un exitoso empresario de bienes raíces, falsedad, porque nadie le conoce un proyecto y porque trabaja de tiempo completo como Director del DIF Municipal;  pero principalmente debe de aclarar su relación con los casineros, en particular con uno de ellos, el mero mero de todos.

También tendrá que hacerle frente a sus declaraciones embarazosas, a sus promesas incumplidas, a la falta de transparencia sobre los fondos que utilizó en su campaña del 2012, a sus contradicciones, a su falta de conocimiento en temas simples, a su evidente ausencia laboral, a su arrogancia, a sus mentiras,sobre todo las que usa para justificar el origen de su reciente fortuna económica.

Ya los chismes de su vida afectiva, amorosa, sexual o como la quieran llamar es otra cosa. Cuando se utiliza el Sexo como misiles en la guerra sucia, la explosión desparrama mierda por doquier, y la verdad, puede resultar contraproducente para sus promotores, pues aunque mucha literatura nos señala que las campañas negativas generan ventajas competitivas para sus impulsores, y que éstas tienen una gran capacidad de fijarse en la memoria de electores, existen también estudios que señalan que no generan un mayor número de votos a los promotores y tampoco disminuye los votos del adversario, aunque si contribuyen a incrementar el abstencionismo.

Leí por ahí ( El arte de la mentira política, Jonathan Swift ) que ¨el pueblo es hielo ante la verdad y fuego ante las mentiras. La masa, es crédula, miente y puede ser engañada del mismo modo en que se engaña a los niños. La mentira es su elemento natural y se necesita de más arte para convencer al pueblo de una verdad saludable que de una falsedad saludable ¨

Veamos pues si los promotores de la guerra sucia contra Arellanes son maestros en el arte de la mentira política, o simples jornaleros del embuste, burdos mentirosos con escaso talento y menor ingenio para la calumnia política.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: