No, yo no estuve ahí…

No puedo relatar lo que pasó en Morelia el quince. Tengo algunas ideas, me lo imagino, pero imposible transcribir lo que puede decir, quien estuvo ahí. No estuve, pero me duele.  México cambió. Muchos aún no lo entienden. Va más allá de la comprensión de quienes piensan “que mal pedo”. No, no fue un “mal pedo”. El 15 de septiembre de 2008 sucedió el primer atentado terrorista que afectó a la población civil. Nada que ver con la matazón entre carteles. Ningún parecido con levantones, secuestros, piratería, extorsiones y toda la gama de delitos que se pusieron de moda gracias a los desgraciados que ahora deben -deberían- estar preocupados por las consecuencias de los actos – fueron TRES, hijos de su pinche madre – que alguno, o varios, -que es lo mismo- engendros de su tiznada madre, ejecutaron en Morelia.

Me encabrona la duda de algunos. Lo que pasó el 15, fue un atentado terrorista. ¿no cree usted?

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: