Etiqueta: Juan Carlos Pérez Góngora

Hay que aprovechar la oportunidad…

La verdad es muy complicado ponerse al día en una campaña electoral. Suceden tantas cosas y tan rápido que darle seguimiento a los acontecimientos y comentarlos con ustedes es una tarea abrumadora. No es pretexto, sino lo que siento. En las noches/madrugadas termino molido y como el equipo de campaña no entiende que las campañas en la Red se dan más de noche que de día, te convocan a reuniones, juntas, eventos y actos sin percibir que andas con la madre en rastras.

Así que en campaña te acuestas muy tarde y te levantas a la misma hora de siempre. Vives en dos mundos, interconectados entre sí : el real y el virtual. El real nos provee de contenidos : agenda, fotos, vídeos, propuestas, spots, entrevistas, notas de prensa y todo aquello que le da sentido y contenido a los sitios electorales. En el virtual, nos la pasamos subiendo este material, pero además, distribuyéndolo en las redes sociales, invitando a foros y eventos virtuales, agregando fans, amigos y miembros a nuestros sitios, invitándolos, invitándolos e invitándolos siempre ha participar.

No concibo una campaña electoral en la Red sin participación de la gente, sobre todo de aquella que nunca asiste a un acto de este tipo. Las campañas en internet se diseñan para acercar la campaña a la gente no partidista, jóvenes la mayoría, indecisos y normalmente sin información suficiente para tomar una decisión sustentada. Ya sé que a muchos no les gusta que les enviemos invitaciones, que los provoquemos para que comenten y participen, que los enlacemos con sitios de campaña, y que les posteemos notas, fotos y vídeos. Algunos entran a las redes sociales nomás a darse una vuelta -obvio, virtual- por ahí para conocer que onda con sus amigos, dónde es la pre, quién terminó con su relación y de paso, ver si se organizó una vuelta al antro de moda.

La ventaja que tienen es que nos pueden borra de su lista, pueden impedirnos postear algo en su muro, o simplemente pueden mandarnos un mensaje pidiendo que los dejemos de joder, que por cierto,lo hacemos – joder y dejarlo de hacer -. Pero en lo más profundo de mi entendimiento, creo que se están perdiendo de algo importante, de algo que va más allá de sus necesidades de afecto y entretenimiento. Nunca habían tenido tan cerca los entresijos de una campaña electoral. Nunca habían sido tan abiertamente cortejados por los candidatos. Nunca habían tenido en la punta de sus dedos la capacidad de hacerse escuchar y ser tomados realmente en cuenta. Mi romanticismo me obliga a pedirles que la aprovechen.

El caso San Pedro

Le llaman la “Joya de la Corona”. El PAN ha hecho de San Pedro su Nirvana (en la filosofía shramánicanirvana es el estado de estar liberado tanto del sufrimiento (Dukkha) como del ciclo de renacimientos), su cielo, su prueba más fehaciente de que saben conservar algo que ganaron. 21 años llevan. Municipio modelo, sede de corporativos quebrados y hogar de los capos y sus familias. 21 años de gobernar, y acaban de descubrir que un líder narcotraficante no solo vivía en ahí, sino que hasta helicópteros vendía a la vista de todos.

Por San Pedro van Mauricio Fernández Garza y Juan Carlos Pérez Góngora. Mauricio ya gobernó el municipio. Gracias a él disfrutamos el paseo de los Duendes. Ha querido trascender más allá de una alcaldía, pero aunque fue Senador, no ha podido ser Gobernador de Nuevo León. A pesar de sus millones de dólares. Rebelde, busca bullas, carismático, que con su lana, se puede dar el lujo de mentarle la madre a quien se le pare en frente. Y a veces lo hace.

Pérez Góngora, empresario de éxito, deportista, tan necio como Mauricio. Sin tanta lana como su adversario, pero con mucha más ambición. Sabe que si gana San Pedro, se perfila como el próximo candidato al Gobierno del Estado. En San Pedro se disputa más que un Cabildo. San Pedro puede ser el mejor laboratorio para ver el potencial de Internet en una campaña electoral. Los límites que tienen los candidatos para invertir en sus campañas, sumado a la penetración que tiene Internet entre sus menos de 200 mil habitantes provocará que utilicen la Red a fondo.

Vamos a ver que pasa. La joya de la Corona está en juego en la Internet…

A %d blogueros les gusta esto: