Etiqueta: crisis

La Casa Blanca

Santiago Roel Rodríguez preguntó provocativamente en su FB: Qué le aconsejaría  a Peña Nieto para resolver, si eso es posible, la crisis que provocó el reportaje de Carmen Aristegui sobre la Casa Blanca, supuestamente adquirida por la esposa del Presidente, Angélica Rivero, a plazos, a una de las empresas constructoras favoritas durante su paso como Gobernador del Estado de México, y que iniciaba su crecimiento a nivel nacional con proyectos como el del tren DF-QRO y el proyecto hidráulico Monterrey VI?

No es textual la pregunta, pero más o menos así era de provocativa.

Todos los que hemos estado en medio de algunas y leído un poco sobre el manejo de crisis, estamos ciertos que este es un caso muy complicado. Aristegui y su equipo presentaron un trabajo cimentado por datos duros, perfectamente bien documentado, revisado y amarrado. Enorme el trabajo periodístico, sin duda.

La ampliación de la casa de La Gaviota existe, además, ese error de soberbia de posar en ella, presumiéndola como la casa que ocuparan terminando el sexenio, ejemplo de falta de sensibilidad y prueba dura de la veracidad del reportaje.

El Arquitecto responsable, igualmente presumiendo su obra – con un diseño muy para artistas de Televisa, en cuanta entrevista le solicitaron. Además, para el remate, la casa está a nombre de la empresa favorita del Gobierno de Peña Nieto. Así, pues ¿cómo te quitas el madrazo?

Enrique Peña Nieto había demostrado hasta este caso, una disciplina admirable para sacar adelante sus proyectos:  su gobierno mexiquense, su elección como candidato del PRI a la Presidencia, y salvo 2 deslices, bastante menores -aunque las redes sociales lo hayan magnificado – en su campaña (la FIL y #yosoy132),  ganó sin objeciones -salvo las mismas de siempre por parte de AMLO- las elecciones y se convirtió en Presidente de la República.

Desde el primer día, con la firma del Pacto con México, el gobierno de Peña Nieto marcó la Agenda Política en el País. Sin dudas ni titubeos, pragmático a morir, fue logrando en una operación política, que de tan minuciosa y delicada, parecía quirúrgica,  reforma tras reforma, proyecto tras proyecto, programa tras programa.

Y cuándo se estaba festejando su segundo informe de gobierno, donde presumió de tantos logros, surgió el caso de los normalistas de Iguala, la huelga en el IPN y para rematar, el caso Casa Blanca. Crisis, crisis, crisis. Pero la última es la más delicada, porque involucra directamente al Presidente de Los Estados Unidos Mexicanos, en actos de supuesta corrupción.

Pero regresamos a la pregunta que planteaba Roel Rodríguez : ¿ Qué le recomendaría para salir de la crisis ?

Yo, le recomendaría decir la verdad.

Que la ambición de una estrella de Televisa, que actúo a su espalda, coludida con los clásicos cortesanos que rodean al Presidente, y que permanentemente lo alejan o le ocultan de la realidad; una mujer trabajadora, sí, pero ambiciosa también, que no midió los riesgos, que buscó desde el primer momento aprovechar la situación para asegurar su futuro y el de los suyos, que desconociendo los intereses que están en juego por la reforma en materia de comunicación – por eso el interés de la Aristegui -, decidió ampliar su casita, para poderla presumir en las revistas de corazón, aprovechando las relaciones de su marido, que además, es el Presidente de la República.

El Presidente tiene más de 2 años y medio viviendo en Los Pinos, y ahí, vivirá hasta finales del 2018. ¿Para qué chingados quiere una casa en Reforma, si tiene las suyas en tanto en el DF como en el Estado de México? ¿Por qué arriesgaría su gobierno por una pinche casa, por más que valga 7 millones de dólares,al segundo año de su mandato?

¿Realmente piensan que, para el nivel de corrupción que se maneja en México, se arriesgaría para darle el gusto a su mujercita de ampliar una casa que en teoría, no se ocuparía hasta principios del 2019, por 7 millones de dólares como supuesta mordida por proyectos valorados en miles de millones de dólares?

El Presidente puede disfrutar durante su mandato de varias casas, en casi todas las playas del País. Y vive en Los Pinos caray,  Los Pinos. ¿ Cuáles serían las razones para distraerse en el diseño, construcción y equipamiento de una casa en estos momentos?

Mi recomendación:  el divorcio, la disolución de la sociedad con una mujer que no tuvo la sensibilidad necesaria para no dañar, como lo ha hecho, la Presidencia de su marido.

Este guión, mejor escrito, sería un final antagónico a los que acostumbra en sus telenovelas Televisa. Ya, si el Presidente Peña Nieto se decide por el camino trillado que pregona que amor lo perdona todo, lo soporta todo,  pues tendrá que sufrir los próximos años las consecuencias de la ampliación de la casa de las Lomas, ¿No cree Usted?

Reporterillos X

Y mientras en Monterrey todo el mundo anda entretenido con el video de Dulce Sarahi, la borrachita más famosa de la región, las bolsas de todo el mundo continúan su caída libre, y el sistema financiero mundial se tambalea poniendo en riesgo el futuro de todos y cada uno de nosotros.

Estoy ansioso, asustado, temeroso. ¿Qué carajos va a pasar?¿Cómo se va a recomponer algo que ni siquiera sabemos cómo se descompuso?¿Porque los financieros, que son los que conocen los daños que provoca la desconfianza, la promueven?¿Porqué los pinches políticos norteamericanos se tardaron tanto en aprobar un plan para parar el desmadre?

Ya ni para qué pregunto. Por cierto, regresando a lo de Dulce Saharí, que triste papel están jugando los medios de comunicación cuando atacan de esta manera a una mujer, que a todas luces, está enferma. ¿Quién les concede el derecho de meterse así en la vida de cualquiera?¿Qué piensan?¿Están orgullos de su trabajo? A mí me dan pena ajena. Que bueno que Dulce no aspire a ser un reporterillo X como los que cubrieron la nota, y ojala tampoco se convierta en un productor de esos que, por incrementar el raiting de su programa, son capaces de pasar un video, mostrando a su mujer poniéndole los cuernos.

Nadie puede predecir…

Que me perdonen los expertos, pero ahora si que nadie puede predecir lo que sucederá con el sistema financiero mundial. Estamos entrando a una zona desconocida, por más que traten de comparar lo que ahora sucede con el 29 y otras crisis similares. La verdad es que está de miedo. Hace un minuto estaba leyendo en elnorte.com que el dólar ya se cotizaba a ! 14 pesos ! y aunque sé que no hay bases técnicas – tenemos reservas para dar y regalar – para sostener ese precio, la verdad es que me empaniqué.

Tengo 51 años cumplidos. Cuando ingresé a mi primer trabajo como profesional – analista de sistemas hidrológicos, en la desaparecida SARH – me cayó la crisis del 76, cuando la cotización del dólar abandonó el místico precio de 12.50 y el país pareció irse al diablo, con un Presidente Echeverría enfrentado con todos los riquillos – y digo riquillos porque eso eran, simples riquillos, nada que ver con los millonarios de ahora – de nuestro país, y un sistema presidencialista y tricolor que parecía tener en sus manos todavía el control de los factores de poder político pero que habían perdido el de los financieros.

Años después, a finales de 1982, trabajando para uno de los Grupos Industriales más emblemáticos del país, me tocó vivir la desenfrenada crisis de ese año, cuando el Presidente López Portillo literalmente se alocó y corrió a su amigo Jorge Díaz Serrano por el pecado de querer ajustar el precio de nuestro petróleo a la baja, tal y como lo demandaba el mercado. El 82 fue un año de locura, que culminó con la expropiación de sistema bancario.

Mi empresa la inicié a principios del 83, cuando nuestra economía era un verdadero desmadre, con un Presidente Financiero que trabajaba ajustando el gasto, vendiendo las empresas del Estado – no saben cuantas tenía, eran miles – diseñando e implementando pactos económicos, conteniendo las alzas salariales y dejando volar el dólar y la inflación a índices de 3 dígitos. Y aún así, en el 87, nos cayó de nuevo otra crisis económica, con la Bolsa por los suelos, el precio de los dólares por las nubes y la inflación sin control alguno.

Para que le sigo. Volví a sufrir la peor, que fue la de 1994, provocada por la inexperiencia de un Secretario de Hacienda que se le hizo fácil anunciarles a unos voraces y poco solidarios empresarios la intención de ajustar el tipo de cambio. Al día siguiente ese dizque pequeño ajuste se convirtió en una macro devaluación porque simplemente al abrir los Bancos, los ya ricos mexicanos, terminaron con las reservas de dólares del Banco de México en cuestión de horas. 

13 años sin crisis. Prácticamente tengo 30 años de trabajo y casi dos tercios de ellos los había vivido con la adrenalina que produce el trabajar en una economía frágil e inestable. Pero la verdad adquirí experiencia para trabajar en ese entorno y no me fue tan mal. Ahora ya no sé que hacer. No tengo la motivación de aquellos años, perdí, además, contacto con el medio financiero y nunca me había tocado que la crisis fuera provocada por los Estados Unidos, lo que me hace sentir ese temor del que les hablo.

¿Qué pasó? Ni idea. ¿Influye el entorno electoral norteamericano? No tengo duda. El retraso con que acordaron el programa de rescate profundizó la crisis, el miedo y la desconfianza sobre todo el sistema financiero del mundo. Ahora ya se habla de construir uno nuevo, el chiste será que no sea sobre las ruinas del que tenemos, ¿no cree usted?

A %d blogueros les gusta esto: