“Hamnet”, de Maggie O’Farrell

Maravillosas sorpresas da la vida. Sin referencias para distinguir qué parte de la historia es realidad y cuál, ficción, me encontré con una preciosa, enternecedora y conmovedora novela sobre el duelo de una madre por la muerte de su pequeño hijo, víctima de la peste, pandemia que llegó “desde muy lejos, desde un lugar de podredumbre de humedad y confinamiento” a la Inglaterra Isabelina del siglo XVI, a través de barcos que transportaban las nefastas bacterias en pulgas, ratas y personas infectadas, entre las mercancías o en sus propios cuerpos.

A pesar de haber leído más de una decena de reseñas, críticas y comentarios sobre “Hamnet”, la verdad no me sentía animado para emprender su lectura. Era el hipotético tema lo que me incomodaba. ¿ Una biografía novelada de Anne Hathaway, la ninguneada esposa de William Shakespeare sobre la muerte de su hijo víctima de una pandemia? Mencionada como una de las mejores novelas del 2020, cuando la vi en la librería me la llevé. Fue esa fue la razón de compra, pero, enfrascados con la tercera ola del COVID, no consideraba su lectura en el corto plazo. ¡Vaya con mi pésima lectura!

No conocía a Maggie O´Farrell (1972). Periodista y escritora irlandesa, criada en Escocia que estudió Literatura Inglesa. Autora de 8 novelas y un libro autobiográfico; traducida a una treintena de idiomas y galardonada con el Premio Betty Trask, el Somerset Maugham, el Costa Book, con “Hamnet”, recibió el Women´s Prize for Fiction 2020 y en marzo del 2021, el National Book Critics Circle Award for Fiction.

Habrá que reconocer que extraños pueden llegar a ser los impulsos lectores: sugestión, instigación, emoción, acción sin reflexionar. Ojeando por aquí y por allá las portadas de un grupo de libros amontonados sobre la mesa, me lo encontré y al abrirlo, leí un breve apunte que escribí cuando lo compré – es raro hacerlo antes de iniciar su lectura-, así que, sin saber a bien que esperar, me lancé a la lectura.

Desde la primera escena, acompañando a Hamnet, angustiado y alarmado, corriendo por el villorrio en búsqueda de auxilio para Judith, su hermana gemela, atacada de improviso por fiebre y un agudo dolor de cabeza mientras jugaban, quedé irremediablemente atado a la lectura.

“Hamnet”, cuenta la historia de Agnes y sus tres hijos, en especial la del único varón, Hamnet. Es el año de 1596, en el Villorrio de Stratford-upon-Avon, Inglaterra. Agnes es una mujer dotada de carácter, y de ciertos talentos, digamos, especiales -al palpar el espacio entre el dedo pulgar y el índice, conoce el interior de las personas y ve el futuro-, que igual que generaban murmuraciones y desconfianza entre sus vecinos, la hacían muy solicitada, por sus profundos conocimientos herbolarios, que les resultaban esenciales por su poder para curar una diversidad de malestares.

Potente y poderoso resulta el personaje creado por O´Farrell: Agnes, mujer admirada, querida, envidiada, rechazada. Agnes, tan extraña y diferente, como inteligente y atrayente. Huérfana de madre, vive con miedo de perder a sus hijos, miedo entendible por la época, donde pandemias como el cólera, la peste o la viruela atacaban regularmente, regando muerte por doquier. Su terror, pronto se materializa en Judith, pero se concreta en Hamnet.

Con una estructura sencilla, que señala dos líneas de tiempo: la del pasado, que da cuenta del encuentro, el cortejo, o más bien, el fulminante enamoramiento, y los primeros años del matrimonio entre Agnes y el Bardo de Avon; y la otra, que expone la enfermedad y la muerte del hijo, el duelo de una madre rota por el dolor, “Hamnet” es una novela que te hechiza, te fascina, te conmueve y te emociona.

Monumental novela, narrada en tercera persona, por un sereno y profundo narrador omnisciente, que con una exquisita, hermosa, pero a la vez potente prosa poética, que te transporta por la Inglaterra Isabelina, tan espléndidamente ambientada y recreada, que parece que hueles, que palpas, que te ensucias, que te enfermas. Novela magistral, deslumbrante, introspectiva, destinada a clásica de la literatura, que cierra con un final inolvidable, y que te la recomiendo como una lectura imprescindible. ¡Te leo!
A %d blogueros les gusta esto: