“Si hace crack es boom”, de Ignacio Padilla

Interesante, ameno, a pesar de que no fue lo que me esperaba. Pensé que “Si hace crack es boom” sería una crónica, la historia de la creación del Manifiesto del Crack y lo que provocó, el impactó, el sanquintín que generó entre los integrantes de la industria editorial mexicana, lleno de anécdotas, chismes, aclaraciones y revalidaciones, pero me resultó un libro serio, de ensayos publicados en otros medios, y de textos escritos específicamente para este libro, plagado de autocrítica, reflexiones, y no exentos de nostalgia, sobre esa época.

“Si hace crack es boom” se publicó hace 15 años, en el 2006, como una especie de celebración del décimo aniversario del surgimiento de la que se denominó como la generación del crack, constituida cuando un grupo de amigos ofrecieron como su carta de presentación cinco novelas: “Las rémoras”, de Eloy Urroz, “La conspiración idiota”, de Ricardo Chávez Castañeda, “El temperamento melancólico”, de Jorge Volpi, “Memoria de los días”, de Pedro Ángel Palou. y “Si volviesen sus majestades”, de Ignacio Padilla,
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: