36/2017-. “El tratamiento”, de Mo Hyder, es el segundo tomo de la saga policial protagonizada por Jack Caffery, y creo que es tan buena, o quizá, más que “Birdman” o “El ritual”, que en conjunto, son los tres de los ocho tomos que ha publicado Siruela en español.

Antes de platicarles de que va “El tratamiento” permítanme recomendarles que si son sensibles a crímenes como la pederastia, se abstengan de leer “El tratamiento”, porque aunque la autora no se regodea en ello, lo trata con seriedad y profundidad porque existe, y más cerca de nuestros hijos de lo que nos imaginamos.

“El tratamiento” te enfrenta a uno de los peores crímenes que pueden existir: pederastas secuestradores, viles animales que no merecen ser considerados humanos.

La sinopsis no le hace honor a la novela: “ En una tranquila zona residencial al sur de Londres, la policía encuentra a una pareja que fue brutalmente atacada y secuestrada en su propia casa, durante tres días; sin embargo lo peor es descubrir que su hijo, de ocho años, desapareció.”

Recordemos que Jack Caffery, nuestro protagonista e hizo policía motivado por la desaparición de su hermano Ewan, de 9 años de edad, presuntamente a manos de su vecino, un presunto pederasta, y entre esa poderosa y dolorosa razón, aunada a el desequilibrio de su relación con Rebecca -tienen que leer Birdman, para que conozcan lo que sufrieron como pareja – el Inspector Caffery era el menos indicado para investigar el crimen.

La novela de Hayder trata de manera descarnada un tema muy doloroso: la trata mundial de niños, los pederastas; como se organizan entre ellos, sus códigos, sus tretas, su poca madre, para estar siempre en lugares donde pueden satisfacer su pinche perversión.

La estructura de la novela es soberbia. Todo lo que vas deduciendo a lo largo de la novela, la autora te lo cambia con un giro magistral. El asesino no es quien te imaginas; el crimen que cometió, el dolor que infringió a los padres, es más grande de lo que puedas suponer.

La novela no es negra: es más obscura que el negro más profundo que se pueda un humano imaginar. La pederastia no es un tema agradable de leer, pero sabemos que existe, que está más cercano a nosotros de lo que nos imaginamos.

Los abusos contra nuestros niños se dan a diario, y aunque la sociedad prefiere voltear la cara, somos muchos los padres que sufrimos las consecuencias de tantos depredadores que andan sueltos en los confesionarios, en los consultorios médicos, en los clubes deportivos, en las escuelas, en cualquier lugar donde estos animales puedan localizar a sus pequeñas víctimas.

La autora, Mo Hayder toca un tema muy delicado, de manera fría, pero real. Una buena lectura de “El tratamiento” podría ser el darnos cuenta de lo expuestos que están los infantes, ante tanto depravado que anda suelto por el mundo, atacando, para acabarla de fregar, en manada.

La recomiendo a quienes les guste la novela negra. “El tratamiento” . Cumple con todos los requisitos del genero. Mo Hayder no nos concede un minuto de descanso, nunca te permite tomar aire. No es para cualquier lector.

Mo Hayder dejó la escuela a los 15 años, trabajó como camarera, guardia de seguridad, directora de cine, azafata en un club de Tokyo y profesora de inglés como lengua extranjera en Asia. Tiene una diplomatura en cine por The American University de Washington DC y otra en escritura creative de la Bath Spa University en Reino Unido.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: