La vida es dura

Nos cayó el chahustle. Llovió y Monterrey se inundó. Entre la voracidad de los desarrolladores y la corrupción de las autoridades, cualquier lluvia ahoga a Monterrey!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: