Anormal, Atípico, Anómalo, Irregular, Inesperado, aberrante, Insólito, peculiar, raro…

No encuentro más sinónimos que puedan reflejar lo que sucedió hoy en la cancha de Bello Horizonte, donde Alemania le asestó un 7 goles a Uno a la escuadra anfitriona Brasil, que cayó en una semifinal con un resultado completamente histórico y anormal.

Sí, Alemania era favorita. Brasil con o sin Neymar, había pasado por la Copa del Mundo sembrando más dudas que certezas. Pero lo que sucedió hoy en la cancha ni los mismos alemanes lo habían presupuestado. Al minuto 30 del primer tiempo ya estaban arriba 5-0, y los brasileños deben agradecerles que no se hayan ensañado más de la cuenta.

Brasil tuvo mayor posesión de balón, más remates a la portería, menos faltas, más tiros de esquinas, y para rematar, su portero paró menos que Manuel, pero, perdió 7-1, Siete a Uno, SIETE A UNO, en semifinales y en su país.

El equipo Teutón, una verdadera maquina de atacar, terminó con el sueño brasileño de una forma tan cruel, que era inimaginable. Adiós el hexacampeonato mundial, Bye el sueño de coronarse como local, y para acentuar la pesadilla, hoy estoy cierto que los brasileños olvidaran el pesar que les dejó la final del 50, porque estoy seguro que lo de hoy, es peor que el Maracanazo.

No hay racionalización posible para el 7-1, sí para la victoria Germana, pero nunca habrá una explicación satisfactoria que nos aclare lo que hoy sucedió. Ganó Alemania, goleó a Brasil.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: