Brasil 2014!

México arribó a Brasil con muchas incógnitas, pero más certezas, entre ellas, que peor que como había jugado la eliminatoria, ya no se podía más. Había tocado fondo, y a pesar del pesimismo imperante, muchos esperábamos un milagro, y nada más anti-mexicano que esto, el milagro sucedió!

Tuve la oportunidad de dialogar dos, tres veces con el Piojo Herrera; en muchas otras ocasiones, me tocó coincidir en restaurantes, eventos de distintas clases y eventos deportivos ajenos al fútbol. La opinión me cree de Miguel fue excelente. El Piojo, tenía claro, no solo era un buen entrenador ( En el Monterrey lo confirmó con creces) sino además, era un gran tipo.

El Piojo entró al seleccionado de chiripa, porque no había más que él, para con una base de jugadores de su América Campeón, rescatara a la selección mexicana que no solo no jugaba a nada, sino que además estaba destrozada emocionalmente. Logró el pase, sin convencer, pero lo hizo. Y llegó a Brasil con una muy corta mini concentración y juegos pactados más para ganar dinero que nivel de juego.

Y a base de motivación, con ese carácter que raya entre la de padre, maestro, y hasta compañero de parranda, construyó lo que parecía imposible: un equipo, un grupo motivado, unido, concentrado, disciplinado que está a un juego de hacer historia, si logra continuar con esa maravillosa racha que empezó con Camerún, que sostuvo Paco Memo contra Brasil y que estalló anteayer contra Croacia, que fue arrollada, triturada, desfondada por el equipo del Piojo Herrera, hoy un fenómeno mundial de las redes sociales por la manera con que vive el juego.

Nada deseo más que el equipo mexicano venza a Holanda. Pero si por esas cosas naturales del juego se pierde, México ganó mucho, ganó un Seleccionador Nacional que podrá aspirar a cosas mayores en el 2018.

Venga Piojo, con todo, que México entero te ama!!!!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: