Regreso a la normalidad….

El 7 de enero lo recordaré siempre porque me hicieron sentir como un blogero best seller. Más de 1,200 entradas al blog, la mayoría de ellas dirigidas hasta aquí  cuando se consultaba en Google exactamente por “havela.wordpress.com” . Órale, este hecho me hizo pensar que mi blog es tan popular, que más de 350 internautas googlearon ayer por él, como si fuera ya una marca conocida. Mi Ego estaba más inflado que el de Hugo Sánchez después de su primera victoria en España. Imagínense, !cientos de personas querían saber dónde estaba, o cómo llegar al famosísimo havela.wordpress.com!

Caray, hasta ganas me dieron de registrarme como candidato. Por unos segundos, me sentí con mayor nivel de reconocimiento que el “Golden Boy”, y aluciné que hasta a Abel Guerra le podía dar batalla en unas elecciones blogeras, pero pasado esos brevísimos instantes me cayó el veinte : era un mensaje del bajo mundo de la política, y entonces, mi sentimiento cambió, y me percibí más bien, como reportero de Televisa Monterrey, más amenazado que un niño palestino jugando en una calle perdida en la franja de Gaza.

Ya, hablando en serio, sepa la bola que pasó ante ayer y ayer, que entre fallas telefónicas, tumultos de visitantes en el blog, reuniones de super grilla con mis clientes potenciales -por cierto, la tardanza de los Partidos para lanzar su convocatoria nos está pegando con ganas en el negocio, así que aspirantes, me pongo a sus ordenes, tengo algunas horas libres aún – me entró el muy mexicano “sospechosismo”, y me sentí vigilado, como si a alguien le interesara conocer por donde andaban mis preferencias – no las sexuales – políticas o quien era mi selecta clientela que patrocinaba mis desvaríos políticos.

Pero hoy, viendo las cosas bajo la nueva luz del día, con otra perspectiva, entiendo que se conjuntaron varios acontecimientos fortuitos que llevaron a: que se me volviera loquito mi nuevo iPhone, que se rompieran todas las marcas de visitantes en mi blog, y que las encuestas sobre las preferencias políticas de mis lectores hayan registrado un vuelco sensacional, que llevó a la cabeza de la votación al Arq. Abel Guerra, que superó así, a quien desde el inicio las había encabezado: a el “niño de oro”, el consentido de la afición, Rodrigo Medina.

Entonces, dejado atrás el “sospechosísmo”, déjenme les cuento que las cosas en el PRI y en PAN continúan en calma chicha. Se juegan por ahora puros inter escuadras a puerta cerrada, todos fintando, todos especulando, los jefes midiendo con mucho cuidado el agua a los camotes, y todos esperando la señal de arranque para lanzarse en pos del ansiado trabajo, mientras que la afición, se entera de como va el partido a través de los chismes de sus compadres y amigos.

De los demás Partidos, poco se sabe, aunque el día de hoy Jorge Padilla, del Verde Ecologista declaró en Milenio, en su calidad de “buscador de reflectores”, que su partido se va a aliar con el PRI, pero que no les interesa Garza García, porque, según él, y basado en sus sesudos análisis políticos, en ese municipio, hasta un perro, debidamente registrado como candidato por el PAN, gana las elecciones.

Válgame Dios. Y yo que pensaba que mis vecinos, habitantes de una de las zonas más prosperas y educadas del país podrían ser todo, menos pendejos, porque solo los que se encuentren en esa condición votarían por un perro, aunque este sea Panista. Mauricio Fernández de repente hace perradas, pero no al punto de cambiar de condición. Pero vaya usted a saber. Quizá el buen Jorge tenga razón, habrá que esperar también para ver si al PRI le interesa aliarse con los Verdes.

Anuncios

  3 comentarios para “Regreso a la normalidad….

  1. laura rangel
    enero 8, 2009 en 10:49 pm

    jaja esa bola de visitas eran accarreados de abel para votar mas que obvio….

    saludos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: